Ruta de la Olla Ferroviaria
   

Ruta de la Olla Ferroviaria 2017

Clasificación Ruta la de la Olla Ferroviaria 2017

La ruta

Marcha no competitiva de 50 kms aproximadamente que discurre por pistas y senderos ciclables. Nivel medio.

Inscripciones:

La inscripción anticipada online estará abierta desde el 20 de julio hasta el 31 de agosto. El precio para los federados en ciclismo será de 20 € y para los no federados de 33 € (13€ de la licencia de un día).

Se podrán hacer inscripciones el mismo día de la prueba desde las 7:30 horas hasta las 9:00 y el precio será de 25 euros para los federados en ciclismo y de 38 para los no federados.

Contacto: valdeoleaenmovimiento (arroba) valdeoleaenmovimiento.es

 

La Ruta

El club deportivo VALDEOLEA EN MOVIMIENTO organiza la X Edición de la Ruta de la Olla Ferroviaria, prueba de la Copa Gobierno de Cantabria de Cicloturismo BTT de la Federación
Cántabra de Ciclismo.

La marcha, con salida en Mataporquera, transcurre por el municipio de Valdeolea, situado en el sur de Cantabria, dentro de la Mancomunidad Campoo-Los Valles, y limítrofe con el norte de Palencia y la Montaña Palentina.

Mataporquera está situada a 953 metros de altitud sobre el nivel del mar, en un entorno de media montaña. El valle de Valdeolea constituye un paraíso para la práctica de la btt y el senderismo, con pistas de suave desnivel o recorridos más exigentes por cumbres que van de los 1.500 a los 2.000 metros de altitud.

Valdeolea cuenta con un importante patrimonio arquitectónico, arqueológico y paisajístico del que se puede disfrutar recorriendo la ruta de los Menhires, la ribera del río Camesa (único de Cantabria de vertiente atlántica), algún tramo de calzada romana, visitando el yacimiento arqueológico Camesa- Rebolledo y las numerosas iglesias románicas, algunas con pinturas murales góticas, presentes en el municipio.

Mataporquera se encuentra a 92 kilómetros de Santander y a mitad de recorrido del ferrocarril Bilbao- La Robla, hecho que ha marcado desde finales del siglo XIX su carácter industrial y ferroviario y que nos ha dejado un increíble artilugio culinario: la olla ferroviaria, guiso que degustaremos después de la marcha para recuperar fuerzas y deleitar el paladar.